Hacia un país más inclusivo

21 sep 2013

Yoriko Yasukawa - Coordinadora Residente SNU/Representante Residente PNUD

Construir una sociedad más inclusiva, igualitaria y solidaria, que brinde a todos y a todas sin exclusión las condiciones para una vida digna, segura y gratificante, y que a la vez asegure la armonía con la naturaleza. Esta es la aspiración de una gran mayoría de personas que participaron del proceso Consulta Nacional Post 2015, realizada por el Sistema de Naciones Unidas, conjuntamente con el Ministerio de Planificación Nacional.

El período de campaña electoral que se acerca nos presenta un reto y, a la vez, una oportunidad de promover un debate amplio y respetuoso sobre cómo lograr respuestas concretas a las demandas y propuestas planteadas en la Consulta Nacional. Sabemos que los períodos electorales en todos los países tienden a dividir a la ciudadanía. Por eso será un desafío, tanto para los candidatos y las candidatas, así como para los y las votantes, lograr que este debate produzca algunos acuerdos básicos que trasciendan las líneas partidarias, y que se concreten en políticas de Estado, independientemente de quiénes ganen. Así también responderían al anhelo expresado en la consulta por una sociedad que incluya a todos y a todas, y en la que todos y todas cuenten por igual.

La consulta arrojó una lista de demandas y propuestas, que si bien servirán para ayudar a construir una agenda nacional e internacional de desarrollo, también da ideas muy claras de cuáles son las necesidades y preocupaciones de la población de Costa Rica en general y de distintos grupos de la sociedad.

Esta visión de país también será un aporte para un proceso mundial de consulta sobre la agenda de desarrollo más allá del 2015, que es el año cuando se vencen los Objetivos de Desarrollo del Milenio. En Costa Rica, buscamos, en especial, la participación de aquellas poblaciones que suelen ser excluidas de la toma de decisiones que afectan al país. Indígenas, mujeres, jóvenes, afrodescendientes, población lesbiana, gay, bisexual, transgénero e intersex (LGBTIQ), personas en condición de pobreza, personas con discapacidad, adultos mayores, migrantes y refugiadas, personas empresarias y trabajadoras, entre otros, se hicieron escuchar.

Problemas y demandas

En esta consulta llama la atención que sea la corrupción (20%) el problema que los habitantes de Costa Rica consideren como el más importante, desplazando a la inseguridad ciudadana (18%) y al desempleo (15%), problemas que se habían mantenido sistemáticamente como las principales preocupaciones en el país.

Para la construcción de la sociedad inclusiva, igualitaria y solidaria planteada por las personas consultadas, demandan, en particular, el acceso universal a servicios sociales como la salud y la educación de buena calidad, así como a empleos decentes con remuneración suficiente y garantía de derechos laborales. La atención de las desigualdades y las brechas de acceso a derechos y servicios que enfrentan poblaciones en condiciones de vulnerabilidad y exclusión, fue enfatizada.

En el ámbito de salud destaca la propuesta de garantizar un sistema de seguridad social que brinde una atención respetuosa, amable y oportuna, que reconozca las necesidades particulares de los diferentes grupos de población. Las personas demandan tratos humanos de parte de todos los y las profesionales de salud.

También se demanda una educación que reconozca y se adapte a la diversidad de realidades y necesidades de la población, que sea motivadora y participativa, que esté centrada en los y las estudiantes y que, además de promover el desarrollo integral individual, también impulse el interés por el desarrollo de la sociedad.

Las y los habitantes de Costa Rica también mencionaron el deseo de tener un país más seguro, libre de violencia en los hogares y los espacios públicos, así como mayores espacios para la buena convivencia, todo ello respetando los derechos humanos e impulsando la justicia social y la educación, trascendiendo un enfoque basado solo en la represión.

Respecto al empleo, la población pidió el acceso a oportunidades de empleo de calidad a lo largo y ancho del país y sin discriminación por edad, género, condición de discapacidad, nacionalidad o residencia. Es notable que la mayoría de las personas que respondieron a una encuesta nacional telefónica indicaron que tiene ninguna o poca oportunidad de acceder a oportunidades de trabajo y a un ingreso digno.

En cuanto al medio ambiente, quedó en evidencia la necesidad de lograr mayor sostenibilidad ambiental y una adecuada gestión de riesgo de desastres naturales. Las personas consideraron necesario solucionar los problemas de escasez de agua potable, la carencia de tratamiento de aguas servidas, mejorar el ordenamiento territorial y promover patrones de consumo y producción más sostenibles.

Para fortalecer la democracia, las personas quieren un Estado cercano a la ciudadanía, así como gobiernos representativos, honestos y con apertura a la participación ciudadana, donde reine la legalidad y el reconocimiento y respeto a sus diferencias.

Sabemos que no son demandas fáciles, especialmente en el contexto de las actuales restricciones de recursos públicos, pero hay que celebrar el hecho de que los habitantes de Costa Rica buscan la inclusión, demandan una sociedad solidaria y expresan el deseo de tender la mano a los demás. También se demuestra el anhelo que muchos grupos de participar e involucrarse más de lleno en el desarrollo del país y de sus comunidades.

Estas actitudes representan un importante capital moral y político para el país hacia la búsqueda de una sociedad más inclusiva que garantice los derechos de todos y todas. En el Sistema de Naciones Unidas estamos comprometidos a apoyar al país en la realización de esta meta.