Acosta: una comunidad ejemplar

ASOPROAAA
Foto facilitada por ASOPROAAA

La Asociación de Productores de Acosta Y Aserrí (ASOPROAAA) se fundó a causa de la grave influencia que tuvo el huracán Mitch, ya que éste que destruyó los sistemas productivos de los  cantones de Acosta y Aserrí.


Como consecuencia de dicha desgracia, se desarrollo un estudio a nivel regional con 28 representantes de organizaciones de la zona; lo que permitió determinar la fragilidad que había en sus sistemas  productivos, aunado a esto no existía una organización solida que se encargara de la parte social y productiva de estas comunidades.


Posteriormente logró establecerse oficialmente el 11 de setiembre de 1998, con la integración de 58 representantes agricultores.


ASOPROAAA es una organización que se encarga del mejoramiento social, económico, cultural, educativo y productivo de sus asociados, así como también de suministrar a éstos servicios sociales y comunales.  Es importante destacar que  todos colaboran como un equipo y que la ayuda que brindan siempre esta presente.


Entre sus proyectos se encontraba la construcción de un vivero con el objetivo de contribuir al medio ambiente, para así lograr la incorporación de nuevas especies forestales y dotar de árboles frutales a  las fincas de los dichos asociados.  Para este proyecto desde un principio contaron con un territorio de 4 hectáreas en las cuales se producen más de 8.000 árboles de cítricos de mesa.   


Otros proyectos importantes que se lograron fueron el de desarrollo sostenible, vivienda, fondo Local de Solidaridad y Abono Orgánico que han sido financiados por distintas organizaciones como Programa de Pequeñas Donaciones y el Programa de Reconversión Productiva.  Asimismo, hicieron convenios con  el INA y la UNED; todos con la intención de contribuir con el medio ambiente. 


El proyecto que PPD financió en el año 2005 en esta comunidad, se realizó con el fin de impulsar un establecimiento de 9 módulos de producción de abono orgánico, utilizando los desechos del ganado ya que estos contaminan el ambiente con el gas metano.  El sistema consiste en la utilización de la lombriz californiana para que transforme las excreciones en abono orgánico.  Ésta mecánica beneficia de dos maneras: los productores obtienen un producto natural y de excelente calidad y se logra agregar dicha materia a los suelos, de manera que estos se regeneren.


En la actualidad la organización cuenta con la participación de 50 familias, quienes procesan desechos de sus módulos productivos para generar abono orgánico.


También cuentan con un equipo de micro-beneficiado, el cual consiste en la utilización de maquinaria especializada en procesar café, la cual provoca que se disminuyan los costos de operación, a su vez una importante disminución de contaminación ambiental  y una considerable reducción en el costo de agua y electricidad.


El progreso de ASOPROAAA es tan notable que logró incursionar en el mercado de calidad de café. Lo que la llevó merecidamente al primer lugar en el 2007  en el concurso “Taza de Excelencia”; actividad organizada por la Asociación de Cafés Finos de Costa Rica, donde compitieron 80 lotes de café de todo el país.  Luego en el 2008 para ese mismo concurso, obtuvieron importantes premios logrando ubicar 4 lotes de la organización en los 13 primeros lugares.   Consecutivamente para el 2009 participaron con 2 lotes en el cual  quedaron en los primeros 16 lugares.  Por último en el año 2010 participaron con 4 lotes en una competencia a nivel nacional donde obtuvieron los primeros 4 lugares como el café mejor vendido y de mejor calidad.


En poco tiempo la organización ha logrado darse a conocer tanto a nivel nacional como Internacional por su café de alta calidad, ubicando sus lotes en mercados como Japón, Unión Europea y Estados Unidos.


Gracias al avance de  ASOPROAAA más de mil familias del cantón de Acosta y Aserrí se han visto afectadas en buena manera, siendo un gran empuje para las producciones agropecuarias de la zona.  Además, del gran impacto social y económico que ha representado para estas familias.


Es evidente que querer es poder. Una comunidad que fue gravemente golpeada por un huracán demostró que puede utilizar las dificultades como una manera de arranque para salir adelante y lograr ser un ejemplo para muchas otras comunidades que pasan por las mismas circunstancias.