Costa Rica define la política pública y la forma en que va a alcanzar los objetivos de la conservación, uso sostenible y distribución de beneficios de la biodiversidad

01-jul-2016

 

•    Plan de acción incluye 39 proyectos que ya cuentan con financiamiento por $100 millones. 
•    Asociación Costa Rica por Siempre y PNUD facilitaron los recursos económicos para la elaboración de la Estrategia que lideraron CONAGEBIO y SINAC del MINAE. 

30 de junio. La hoja de ruta en materia de conservación, uso sostenible y distribución de los beneficios de la biodiversidad y mejora de la eficiencia de la gestión interinstitucional ligada al tema, ya está trazada. Se trata de la Estrategia Nacional de Biodiversidad 2016 - 2025, documento que establece las prioridades de Costa Rica en esta materia.

La Estrategia Nacional de Biodiversidad tiene 97 metas nacionales, agrupadas en 7 temas estratégicos, dentro de los cuales el país propone soluciones de vanguardia como paisajes sostenibles productivos e inclusivos, creación de refugios climáticos, como medida de adaptación a los efectos del cambio climático y el establecimiento de un monitoreo ecológico para que el país pueda tomar decisiones basadas en ciencia y conocimiento técnico.

Por primera vez la Estrategia involucra no sólo a los órganos que históricamente deben velar por la protección de la biodiversidad, como el Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE), el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC) y la Comisión Nacional de Gestión de la Biodiversidad (CONAGEBIO), sino que a todos aquellos que de una u otra forma se benefician de su uso. Participan instituciones como el Ministerio de Agricultura y Ganadería, Ministerio de Salud, Ministerio de Planificación, Ministerio de Hacienda, Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura, Instituto de Acueductos y Alcantarillados, Instituto Costarricense de Turismo, así como el sector forestal, la sociedad civil, pueblos indígenas, campesinos y la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones de la Empresa Privada. En total, 765 personas participaron en 54 talleres que se realizaron en diferentes zonas del país y que dieron como resultado esta hoja de ruta.

El Señor Edgar Gutiérrez Espeleta, Ministro de Ambiente y Energía como rector del sector de Ambiente, Energía, Mares y Ordenamiento del Territorio, se mostró complacido de contar con una herramienta de planificación y de política pública, que establece prioridades y define un modelo de trabajo basado en resultados, lo que permite medir su avance, rendir cuentas y ajustar la Estrategia para alcanzar los logros propuestos. Además, se implementará bajo un modelo de coordinación interinstitucional e intersectorial. 

“Esta Estrategia viene a marcar las pautas de trabajo de la Política Nacional de Biodiversidad que se presentó el año pasado, estableciendo una serie de objetivos y metas nacionales que debemos alcanzar para el año 2020 y otras de más largo plazo al 2025; de ahí la necesidad de contar con la participación activa de todos los sectores involucrados”, señaló Patricia Madrigal Cordero, Viceministra de Ambiente, del Ministerio de Ambiente y Energía. 

Para iniciar su implementación, las metas nacionales que se deben alcanzar para el año 2020 están alineadas con 39 proyectos, los cuales ya cuentan con $100 millones en financiamiento, dinero que será aportado por la Asociación Costa Rica por Siempre como administrador de los fideicomisos: II Canje de Deuda por la Naturaleza entre los gobiernos de los Estados Unidos y Costa Rica y el Fideicomiso Privado Costa Rica por Siempre; el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en el marco de los proyectos: Acuerdos Multilaterales Ambientales (AMA’s) y Biodiversidad y Finanzas (BIOFIN); la Agencia de Cooperación Alemana (GIZ), y otros cooperantes, así como los presupuestos ordinarios de las instituciones públicas involucradas, que se estiman en 0.7% del PIB anual.

Algunas de esas metas propuestas para el año 2020 son:

•    Reconocer diferentes formas de gobernanza en áreas silvestres protegidas y contar con al menos 10% de estas con mecanismos efectivos de gobernanza distintos al gubernamental.
•    Aumentar en un 0,5% de la representatividad ecológica en ecosistemas de aguas continentales y terrestres, bajo algún esquema de protección.
•    Aumentar la protección de los ecosistemas marino costeros hasta en un 4% de la Zona Económica Exclusiva (ZEE), mediante la incorporación de estos en algún sistema de ordenamiento.
•    Un 70% de las áreas silvestres protegidas estatales con planes de manejo, incluyendo Protocolos comunitarios de ASP que contemplan los usos culturales de pueblos indígenas.
•    Incrementar en un 0,3% la conectividad ecológica del país, mediante la creación de corredores biológicos, considerando los escenarios climáticos.
•    Recuperar 1.000.000 de hectáreas de cobertura boscosa (privilegiando conectividad, refugios climáticos, remanentes naturales, restauración bosque seco, etc.)
•    Aumentar el área de humedales bajo categoría RAMSAR, es decir, de importancia internacional, a 589.742 hectáreas, 20 mil hectáreas más que hoy.
•    Contar con el 30% del inventario nacional de acuíferos geo-referenciados y categorizados.
•    Un 50% de los corredores biológicos cuenten con Planes Estratégicos y apliquen la herramienta de efectividad de manejo. 

“En la Asociación Costa Rica por Siempre nos sentimos muy orgullosos de haber apoyado la elaboración de la nueva Estrategia, que logra la articulación de una política nacional, da continuidad a las iniciativas exitosas que el país viene implementando en los últimos 5 años en materia de conservación y desarrollo sostenible y que además, asegura la consolidación de alianzas con la sociedad civil y los pueblos indígenas en la ejecución de la misma. De igual forma, ratifica el liderazgo del país en el tema de conservación y uso de la biodiversidad, así como el compromiso de Costa Rica ante la Convención de Diversidad Biológica y la implementación de las metas Aichi”, comentó Zdenka Piskulich, Directora Ejecutiva de la organización.

Ángela González Grau, Directora Ejecutiva de la oficina técnica de la Comisión Nacional para la Gestión de la Biodiversidad (CONAGEBIO), indicó que esta entidad será la unidad ejecutora de la estrategia en conjunto con SINAC. “La Estrategia es dinámica, es decir, que tendrá revisiones periódicas de su cumplimiento y que podrá ser modificada según las prioridades del país, para alcanzar los objetivos de conservación, desarrollo y distribución justa de los beneficios de la biodiversidad”, resaltó.

Para Alice H. Shackelford, Representante Residente del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en Costa Rica, “Costa Rica inicia una nueva etapa en la Gestión de la Biodiversidad, con esta Estrategia 2016-2030 el país presenta un instrumento de vanguardia que incorpora el enfoque de derechos humanos, basado en ecosistemas y la gestión basada en resultados que permitirá al país evaluar en los próximos 10 años si las medidas construidas conjuntamente nos han permitido mejorar el estado de la biodiversidad, su uso sostenible, la distribución justa y equitativa de los beneficios y en general contribuido al bienestar de la sociedad costarricense y el logro del nuevo Pacto Global de la humanidad traducido en los Objetivos de Desarrollo Sostenible”. 
 
Diagnóstico previo: una llamada de alerta

El punto de partida tanto para la Política Nacional de Biodiversidad como para la Estrategia fue un diagnóstico sobre la situación actual de la biodiversidad en el país.

El mismo revela el deterioro y pérdida de la biodiversidad en sus diferentes manifestaciones, en particular para algunos ecosistemas clave que incluyen humedales, arrecifes de coral, y en general los ecosistemas marino-costeros. Se señalan como las principales causas o presiones directas: la pérdida y destrucción del hábitat, la extracción insostenible-sobreexplotación, la contaminación y sedimentación, el surgimiento de especies invasoras (exóticas o nativas con sobrepoblación), y el cambio climático. 

La Estrategia busca contrarrestar efectos negativos como:

•    Pérdida de servicios y beneficios directos como el agua, tanto en cantidad como calidad, que puede repercutir en la salud humana y en los sectores productivos.
•     Baja en ingresos económicos para el sector forestal como consecuencia de la pérdida de cobertura causada por incendios forestales, deforestación o extracción ilícita de especies preciosas.
•    Menor productividad agrícola por pérdida y degradación de suelo, producto de malas prácticas agrícolas y por aumento de plagas debido a la eliminación de sus depredadores u organismos benéficos (control biológico).
•    Disminución de recursos pesqueros debido a sobreexplotación, desbalances ecológicos, o especies exóticas invasoras como el pez León.

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Costa Rica 
Ir a PNUD Global

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe