Delincuencia organizada hace subir tasa de homicidios dolosos en Costa Rica, mientras que homicidios por otros motivos bajan

06-sep-2017

Los homicidios dolosos que no están relacionados a la delincuencia organizada bajaron de 11,3 por 100 mil habitantes en 2010 a 6,4 en 2016. Sin embargo, los homicidios dolosos vinculados a la delincuencia organizada pasaron de 0,3 por 100 mil habitantes a 5,5 en el mismo período.

Esta fue una de las principales conclusiones del estudio Análisis de los homicidios dolosos vinculados a la delincuencia organizada durante el período 2010-2016, realizado por la Comisión Técnica Interinstitucional sobre Estadística de Convivencia y Seguridad Ciudadana (COMESCO) con el apoyo del Proyecto Infosegura de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

"Los datos sobre homicidio doloso y más específicamente, homicidio doloso vinculado a la delincuencia organizada, son una importante herramienta para monitorear los nuevos escenarios en los que se mueve la inseguridad y la  violencia. A nivel preventivo, este análisis permitirá al gobierno y a las entidades rectoras del tema, desarrollar acciones estratégicas para atender y prevenir el fenómeno y de la misma forma, ofrecer mecanismos de protección a las poblaciones en riesgo", destacó Victor Barrantes, Viceministro de Paz.

Alice Shackelford, Representante Residente del PNUD indicó que para lograr el desarrollo sostenible tal y como lo indican Los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en específico el número 16,  se requiere construir sociedades seguras pacíficas e inclusivas, facilitando el acceso a la justicia para todas las personas y construyendo a todos los niveles instituciones eficaces e inclusivas que rindan cuentas. “PNUD está comprometido en apoyar a Costa Rica a este fin, para lo cual el proyecto INFOSEGURA contribuye a fortalecer el diseño de políticas públicas para mejorar la seguridad ciudadana basadas en evidencias, a través del mejoramiento de la calidad y comparabilidad de las estadísticas y una mayor coordinación y colaboración regional en estrategias efectivas de seguridad ciudadana”, destacó la Representante del PNUD.

Al mismo tiempo Shackelford retiró la importancia de trabajar en la prevención de los factores asociados a la seguridad ciudadana en Costa Rica, ya que como bien lo indica la investigación, la realidad del fenómeno en los últimos años difiere de la presentada en años anteriores, lo cual deja claro la necesidad de ajustar las respuestas en cada caso.

El informe también destacó que para el año 2016 San José es la provincia donde más se cometen homicidios dolosos relacionados con el narcotráfico (47,2% del total). Limón se encuentra en la segunda posición con un 16,8% del total.  Estas dos provincias juntas concentran el 64% de este tipo de homicidios en el país.

Por su parte, Diego Rodríguez Zumbado, Estadístico de la Oficina de Planes y Operaciones del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) indicó que en esa institución se ha creado recientemente la Sección Contra la Delincuencia Organizada, que está a cargo de las labores de investigación relacionadas con crimen organizado y los delitos relacionados con ese tema. Indicó que toda labor en la que se pueda ayudar al combate de la violencia es prioridad para la institución. “El incremento observado recientemente en los homicidios relacionados con la delincuencia organizada implica para el OIJ redoblar los esfuerzos institucionales y profundizar las labores de investigación tendientes a la desarticulación de estructuras vinculadas a actividades de narcotráfico y delincuencia organizada…lo anterior es acorde a los objetivos y compromisos adquiridos por el país, que buscan mejorar las condiciones de seguridad y paz como ejes para el desarrollo social, para lo cual se requiere la colaboración y el compromiso de todas las instituciones, organizaciones y de la sociedad civil”, manifestó Rodríguez.

Igualmente, el Director General Adjunto del Instituto Costarricense sobre Drogas, Ólger Bogantes, resaltó la necesidad que se le brinden al Estado nuevas herramientas que permitan combatir este tipo de criminalidad con efectividad, tal como la ley de Extinción de Dominio que se discute en la Asamblea Legislativa y que permitiría debilitar las finanzas de las Organizaciones Criminales.

Para el periodo 2015-2016 los hombres son las principales víctimas directas de estos homicidios, representando un 97% del total; mientras que por grupos de edad, las personas entre los 18 y 29 años son los más afectados como víctimas directas con un 51,2%. Igualmente merece destacarse que para ambos años se dio el fallecimiento de 8 como víctimas colaterales.

El estudio también reconoció que durante los últimos años se han fortalecido los servicios de comunicación y denuncia ciudadana. En el año 2016 ingresaron 5.138 informaciones confidenciales al Centro de Información Confidencial (CICO) del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) y entre 2010 y 2016 se recibieron 76.128 llamadas a las líneas de denuncia del Ministerio de Seguridad Pública.

Las organizaciones participantes de la investigación hicieron un llamado para seguir abordando el tema de la seguridad ciudadana desde una perspectiva integral y no solamente como responsabilidad de las autoridades policiales, asimismo hicieron solicitaron a la población del país que sigan denunciando cualquier tipo de actividad criminal ante las autoridades.