Palabras en la inauguración de la 27 reunión de los Presidentes de los Órganos de Tratados de Derechos Humanos de las Naciones Unidas

22-jun-2015


Yoriko Yasukawa, Coordinadora Residente

Del Sistema de Naciones Unidas en Costa Rica


Sr. Ministro de Relaciones Exteriores, don Manuel González Sanz,

Sr. Presidente del Instituto Interamericano de Derechos Humanos, don Claudio Grossman,

Sra. Embajadora de Suiza, doña Yasmine Chatila,

Sr. Malcolm Evans, Presidente del Subcomité contra la Tortura de las Naciones Unidas,

Sra. Carmen Rosa Villa, Representante Regional para Centroamérica del Alto Comisionado de Derechos Humanos de las Naciones Unidas

Sr. Ibrahim Salama, Director de la Oficina de Tratados del Alto Comisionado de Derechos Humanos de las Naciones Unidas,


Distinguidos Presidentes y Presidentas de los Órganos de Tratados  de Derechos Humanos de las Naciones Unidas,

Es un gusto darles la bienvenida a San José a nombre del Sistema de Naciones Unidas en Costa Rica, y honrar el trabajo crucial que ustedes hacen como expertos independientes que tienen a su cargo el monitoreo del cumplimiento por los Estados Parte de las normas consagradas en los tratados internacionales de derechos humanos.

Es especialmente grato para nosotras, las agencias de Naciones Unidas que trabajamos en Costa Rica que ustedes hayan decidido celebrar aquí en Costa Rica esta reunión, que se realiza durante el año del 70 aniversario de las Naciones Unidas, y el año en el que los Estados Miembros definirán una nueva agenda global de desarrollo sostenible que esperamos que se base en un claro enfoque de derechos humanos.

Como es de su conocimiento, Costa Rica, en muchos sentidos, es una encarnación de los ideales y principios sobre los cuales Naciones Unidas fue fundada. Es un país que eligió temprano en su historia el camino de la paz, la democracia y el respeto por los derechos humanos, cuando no era una opción ni obvia ni fácil. Costa Rica también ha impulsado a lo largo de muchas décadas un proceso de desarrollo inclusivo que ha buscado garantizar las condiciones para una vida digna para todas las personas, a la vez logrando resultados pioneros en la protección del medio ambiente, y contribuyendo activamente a la defensa de los derechos humanos y la construcción de la paz en el resto del mundo.

 

Al mismo tiempo, como es el caso de la mayoría de los países del mundo, Costa Rica sigue luchando por avanzar hacia el cumplimiento verdaderamente universal del derecho a una vida digna. Lo cual requiere la erradicación de la pobreza que sigue afectando al 20% de los hogares del país; revertir la creciente desigualdad de ingresos; y combatir la discriminación que todavía lastima a las mujeres, los indígenas, los afrodescendientes, los migrantes, las personas con discapacidad, la comunidad LGBT, los pobres, y otros que sencillamente son vistos como diferentes  

En las consultas nacionales sobre la agenda de desarrollo Post 2015 realizadas en Costa Rica, la prioridad global identificada por la gente de este país, como fue el caso a nivel mundial, fue la construcción de una sociedad más inclusiva y respetuosa de la diversidad.

Esperamos que su presencia y sus deliberaciones aquí esta semana sirvan como una inspiración y un aliento para que el gobierno y la sociedad costarricenses logren un salto hacia este objetivo. Esperamos que también impulse una reflexionen sobre cómo este extraordinario país pudiera contribuir más a la construcción de un mejor mundo, basado en la experiencia del pueblo de Costa Rica en la construcción de su propia nación: no como un proceso de aumento de la proeza militar, o únicamente de la acumulación de la riqueza material, sino como el desarrollo de un estado y una sociedad que cuidan de su gente, así como de otras formas de vida bajo su cargo

El mundo está en urgente necesidad de esa ayuda. En un reciente artículo, la revista Foreign Policy llamó al año 2014 ‘un año record de la miseria,’ refiriéndose a las casi 60 millones de personas forzosamente desplazadas por el conflicto armando, la violencia general y las violaciones de los derechos humanos.

La creciente concentración de la riqueza y la discriminación aun rampante contra los que son considerados diferentes siguen alimentando el conflicto. Y a pesar de reiteradas advertencias de las terribles consecuencias, los países todavía persiguen la acumulación de la riqueza material a costa de la salud de nuestro planeta

Ustedes como custodios de los tratados internacionales de derechos humanos, al igual que nosotras las agencias de Naciones Unidas, tienen por delante enormes desafíos. Pero para asumir esos desafíos, tampoco debemos olvidar los avances que hemos logrado.

Solo desde que se plantearon los Objetivos de Desarrollo del Milenio hace 15 años, cientos de millones de personas han superado la pobreza; decenas de millones de niños y niñas que de otra manera no hubiera recibido una educación se incorporaron en las escuelas.

Y la mayoría de los tratados de derechos humanos han sido ratificados por la gran mayoría de los países del mundo, muchos de los cuales también han avanzado en la reforma de su propia legislación de acuerdo a las normas internacionales.  

Naciones Unidas ha jugado un papel importante en estos avances, como un espacio para forjar consensos y compromisos entre los Estados Miembros entorno a metas y principios comunes, y formalizarlos en tratados legalmente vinculantes. Igualmente importante ha sido el trabajo realizado por los órganos de tratados liderados por ustedes en el monitoreo y orientación de los estados parte – una labor crucial para asegurar que los países cumplan con sus obligaciones.

De modo que animémonos todos los que estamos aquí hoy, y aprovechemos esta ocasión para renovar nuestro compromiso con los valores y principios consagrados en estos tratados.

A los y las Presidentes de los Órganos de Tratados, les deseamos una semana muy productiva y estamos a la disposición para apoyarles en todo lo que podamos. 

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Costa Rica 
Ir a PNUD Global

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tobago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe