Costa Rica avanza en mejorar las condiciones de vida de sus habitantes, pero no lo suficientemente para alcanzar a las regiones y personas históricamente más vulnerables – zonas rurales, periféricas y mujeres –. Es el principal mensaje del Atlas del Desarrollo Humano Cantonal 2020, construido por la Escuela de Estadística de la Universidad de Costa Rica (UCR) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El Atlas 2020 se desarrolló bajo una nueva metodología usada en cálculos nacionales desde hace el 2010, y que se nutre de la aplicación de la familia de índices a nivel cantonal:

-       Índice de Desarrollo Humano cantonal (IDHc)

-       Índice de Desarrollo Humano ajustado por Desigualdad (IDH-D)

-       Índice de Desarrollo de Género (IDGc)

-       Índice de Desigualdad de Género (IDG-D)

 

La nueva herramienta presenta los cálculos de los índices a partir de 2010 y hasta el 2018, a fin de permitir el análisis comparativo, en ese período, bajo la misma metodología de análisis. Aquí una guía de cómo usarla:

 

 

 

 

El análisis de los datos permite llegar a la conclusión de que existe una mejora en las condiciones de desarrollo humano en nuestro país en el periodo 2010-2018, pero con un grave freno ante la desigualdad persistente.

La tendencia del IDH muestra un crecimiento continuo a través de los años, al igual que el subíndice de conocimiento. Los subíndices de esperanza de vida y bienestar material también mantienen una tendencia positiva con pequeños decrecimientos en ciertos años.

El salto se evidencia en los movimientos de los cantones entre categorías de desarrollo:

 

  • 2010 al 2018 se paso de tener 26 a 46 cantones en la categoría de Muy Alto Desarrollo Humano
  • en el 2018 únicamente el cantón de Matina se encuentra en la categoría de desarrollo humano medio (en el 2010 eran nueve especialmente en zonas fronterizas)
  • en todo el periodo no hay cantones en la categoría de desarrollo humano bajo

Más personas en alto desarrollo

 

Como parte de la tendencia de mejora, la población que vive en los cantones con un Desarrollo Humano Bajo disminuyó en más de 4% pasando de 5,3% a 0,9% del 2010 al 2018.

Por su parte, el porcentaje de población de cantones con Desarrollo Humano Muy Alto pasó de 38,8% a 71,3%, es decir aumentó en más de 32,5%.

Al comparar el comportamiento del 2010 con respecto al 2018, nueve cantones cambiaron 10 posiciones o más mejorando su posición. Por el otro lado, 10 cantones cambiaron 10 o más posiciones hacia abajo en el ranqueo. Sin embargo, en cuanto a las categorías de desarrollo humano no hay cambios negativos y más bien ocho cantones han logrado subir a un nivel superior.

La alarma de la desigualdad se eleva

 

Con relación a los mapas de 2018, ajustados al Índice de Desarrollo Humano por Desigualdad (IDH-D), se puede detectar un considerable cambio en la situación del país.

A pesar de la mejora en las condiciones de desarrollo humano, en Costa Rica persisten importantes desigualdades entre los cantones del país y por regiones. Los cantones de las regiones Huetar Norte, Huetar Caribe y Brunca muestran un rezago respecto al resto del país.

Debido a esa brecha territorial, nuevamente cantones del Caribe (Matina, Talamanca), del Norte (Los Chiles) y de la Zona Sur (Buenos Aires) vuelven a estar en los últimos lugares en la clasificación del IDH y el IDH-D.

 

Priorizar atender la desigualdad de género

 

Las mujeres tienen menos acceso a las oportunidades del desarrollo humano, especialmente por brechas económicas. La desigualdad de género sigue siendo un reto urgente y pendiente de Costa Rica, mostrando apenas algún salto en la última década.

El desarrollo humano de género más alto se encuentra en los cantones centrales del país (al igual que el IDH) y poco a poco se va al Pacífico Norte y el Pacífico Sur. Por el contario, los cantones fronterizos son los que presentan mayores retrocesos en este tema, situación que no muestra avances del año 2010 al 2018.

Para el 2018, 9 cantones se encontraban en la categoría de medio IDG (como de media desigualdad), mientras que en el 2010 únicamente 4 cantones se ubicaban en esta categoría y 1 se ubicaba en la categoría de medio bajo IDG (desigualdad medio alta).

 

Datos para construir mejor hacia el futuro

 

El PNUD reitera que la información estadística y la evidencia empírica son indispensables para la toma de decisiones oportunas y efectivas en materia de políticas públicas. Es urgente que el abordaje de los desafíos que enfrentan nuestras sociedades, agudizados gravemente por la pandemia del COVID-19, este basado en información verificada, obtenida por medios científicos e interpretada por análisis técnicos especializados.

Lo contrario representaría especulaciones con escaso efecto, alto costo para la inversión pública y mayor postergación de atención a las necesidades vitales de las personas.

Es imperativo que la construcción e implementación de las políticas públicas contemplen la diversidad y complejidad de los desafíos, desde un análísis interseccional, para reconocer la necesidad de diseñar soluciones diferenciadas que correspondan a las formas distintas en que las personas y comunidades sufren las privaciones, brechas y obstáculos que les impiden ejercer plenamente sus libertades. 

En ese sentido, el Atlas de Desarrollo Humano Cantonal es una herramienta dirigida a ofrecer información relevante para el diseño de políticas locales, al mostrar asimetrías en las oportunidades de desarrollo, la igualdad y el bienestar en Costa Rica. Es un instrumento que permite diseñar y orientar políticas públicas efectivas que respondan a las necesidades particulares de las distintas comunidades.

 

 

Recursos

 

Notas técnicas -PDF-;

Índice de Desarrollo Humano (IDH) -Excel-;

Índice de Desarrollo Humano ajustado por Desigualdad (IDH-D) -Excel-;

Índice de Desarrollo de Género (IDG) -Excel-;

Índice de Desigualdad de Género (IDG-D) -Excel-;

Infografías -PDF-.

 

Icon of SDG 01 Icon of SDG 10 Icon of SDG 16

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Costa Rica 
Ir a PNUD Global