--- Image caption ---

Heimy Arguedas Madrigal y más de 20 mujeres de Río Jesús de Santiago de San Ramón cambiaron su vida y desarrollaron un proyecto de producción sostenible de agricultura orgánica y miel de abejas sin aguijón (meliponicultura). Una idea de superación germinó en un proyecto que hoy impacta a una nueva generación y mueve la economía de esta comunidad rural.

Fue posible gracias a una clara visión de restaurar el medio ambiente en su comunidad y a los recursos del Programa de Pequeñas Donaciones (PPD) del Fondo para el Medioambiente Mundial (GEF, por sus siglas en inglés), implementado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) a nivel global. En Costa Rica, el PPD-GEF-PNUD se implementa con el apoyo institucional de la Comisión Asesora sobre Degradación de Tierras (CADETI) el Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE) y el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).

Hoy nuevamente el PPD/CADETI convoca a comunidades y personas productoras dentro del área de intervención de la Séptima Fase Operativa del PPD (cuencas hidrográficas de los ríos Jesús María y Barranca, la cuenca baja del río Tárcoles; y los Corredores Biológicos Montes de Aguacate y Paso Las Lapas) a aplicar por subsidios. Las ideas de proyectos – como el de las mujeres de Río Jesús– podrían llegar a contar con un financiamiento de $30.000 en fondos no reembolsables.

El Programa permitirá a organizaciones locales adoptar medidas colectivas, mediante un enfoque participativo para la planificación y gestión del paisaje. El objetivo es construir comunidades más resilientes, con proyectos de protección y conservación de los recursos naturales, y de desarrollo local y sostenible con enfoque de inclusión social que contribuyen a los beneficios ambientales globales.

“Costa Rica debe apostar por una agenda de desarrollo que genere puestos de trabajo e impulse el crecimiento en las distintas zonas del país para apuntar a la economía del futuro. Esa es una economía que baja las emisiones, aumenta la resiliencia y regenere ecosistemas clave”. “El camino para responder a estas crisis económicas, de biodiversidad y climática pasa por crear empleos verdes, azules y naranjas y por articular innovación, tecnología y conocimientos tradicionales. La articulación entre el sector público, la empresa privada, la sociedad civil y la academia será central en este proceso”, puntualizó Andrea Meza Murillo, Ministra de Ambiente y Energía.

El PPD aportará un total de $1,36 millones a proyectos enmarcados en las siguientes temáticas:

  • Protección y conservación de la biodiversidad
  • Producción sostenible y conservación de suelos
  • Manejo del Fuego
  • Manejo del recurso hídrico
  • Energías renovables y eficiencia energética
  • Fortalecimiento de cadenas de valor verdes
  • Fortalecimiento de capacidades organizativas y plataformas de gobernanza

En criterio del Ministro de Agricultura y Ganadería, Renato Alvarado Rivera, el sector agroproductivo costarricense ha demostrado su compromiso con la sostenibilidad ambiental, a partir de la implementación de prácticas de producción responsables.

“En ese camino, ha sido estratégico contar con colaboración de organismos internacionales y gobiernos aliados, que permitan el crecimiento de actividades agroproductivas sostenibles. Los recursos aportados por el Programa de Pequeñas Donaciones representan una oportunidad para concretar iniciativas eco-competitivas, que generen mayor dinamización económica entre las personas productoras y en las comunidades rurales, y que beneficien al ambiente”, dijo el jerarca.

Por su parte, el Representante Residente de PNUD, José Vicente Troya Rodríguez, celebra la posibilidad del PPD de aportar soluciones a la crisis climática y los esfuerzos de recuperación ante la pandemia.

“El PPD es una parte integral de nuestro accionar. Este programa ha apoyado un total de 649 iniciativas en Costa Rica colocando las soluciones basadas en la naturaleza como un motor clave para una economía verde más resiliente y una recuperación inclusiva, donde las mujeres rurales y urbanas están a la vanguardia de la acción climática y la protección de la biodiversidad. Ahora, el PPD también presenta oportunidades ante el impacto social y económico de la crisis del COVID-19”, afirmó Troya.

Empoderar comunidades y reactivar la economía

La Séptima Fase se ejecuta en cinco paisajes (ver mapa):

  1. cuenca del río Jesús María
  2. cuenca del río Barranca
  3. Corredor Biológico Montes del Aguacate (CBMA)
  4. cuenca baja del río Grande de Tárcoles
  5. y Corredor Biológico Paso de Las Lapas

Además de la alianza principal entre CADETI, MINAE, MAG, GEF y PNUD, se cuenta con el apoyo de aliados clave como el Ministerio de Planificación Nacional y Política Económica (MIDEPLAN), el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC), el Instituto de Acueductos y Alcantarillados (AyA), y múltiples sectores de la academia, la cooperación internacional y el sector privado. 

En el proceso, se priorizarán iniciativas comunitarias relacionadas con la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad y los recursos naturales, que podrían generar beneficios ambientales y económicos.

“Cada mes nos ahorramos hasta ¢20.000 por la compra de verduras. Tenemos producto para mandarle a la familia y hasta para vender. Demostramos que no íbamos a perder el tiempo si no a emprender”, reivindicó Heimy Arguedas Madrigal, una de las ganadoras de fondos de PPD en la pasada fase.

Para participar por fondos de PPD debe elaborar un perfil de su proyecto, siguiendo los lineamientos que se explican aquí. Consulte los requisitos en pequenasdonacionescr.org

Icon of SDG 05 Icon of SDG 06 Icon of SDG 12 Icon of SDG 13 Icon of SDG 15

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Costa Rica 
Ir a PNUD Global